¿Estas presentando para vos o para tu público?

Cuando te estás preparando para un discurso o presentación, ¿en qué estás pensando?

¿Estás pensando en vos mismo y cómo lucir increíble en el escenario, o en tu audiencia, y cómo pagar el tiempo que invierten en escucharte?

La mayoría de los oradores están tan enfocados en sí mismos, su contenido, su lenguaje corporal, su tono de voz, su apariencia, etc., que realmente se olvidan del aspecto más importante al presentar: ¡su público!

Así que aquí hay 5 cosas que debe tener en cuenta cuando se prepare para su próximo discurso o presentación.

  1. Las 3: Plan / Producción / Performance

¿Por qué estás presentando? ¿Por qué su audiencia va a recordar su discurso y su contenido?

¿Cómo vas a presentarte? ¿Cómo vas a mantener alta la atención de tu público? ¿Cómo vas a crear contenido que los mantendrá interesados? ¿Cómo vas a pagarles?

¿De qué vas a hablar para lograr tu objetivo: agradecer a tu audiencia por el tiempo, la atención y la energía que invirtieron en escucharte a ti y a tu historia

  1. Haz que sea interactivo y emocionalmente impactante

Porque no importa su tema o contenido, siempre traerá algunas emociones en la mente de su audiencia. En resumen, su discurso “estimulará” la amígdala de su audiencia (una sección de tejido nervioso en forma de almendra ubicada en el lóbulo temporal del cerebro), que está involucrada en muchas funciones cerebrales, incluidas la emoción, el aprendizaje y la memoria.

  1. Sé consciente de tu contexto físico, mucho antes de que estés en el escenario.

Por ejemplo: el tamaño del escenario, qué tan lejos estás de tu audiencia, la pantalla que estás usando, qué tan cómodas son las sillas en la audiencia, etc.

  1. Tenga en cuenta el contexto cultural.

Las diferentes culturas entienden las cosas de manera diferente, por lo tanto, tenga cuidado con el uso del humor (que es muy específico culturalmente), saltando o gritando en el escenario (que algunas culturas encuentran energizante, mientras que otras lo encuentran por encima), o haciendo realmente contacto visual.

  1. Comience de nuevo con por qué.

Una vez que haya verificado todo lo anterior, vuelva a preguntarse qué tan relevante, emocionante, nuevo e interesante es su presentación o discurso para su público.